07/04/2021 | Categorías: Cultura, Destacadas, Provinciales

TODA MITOLOGÍA ESCONDE UNA REALIDAD

Ese es el nombre de la muestra individual del artista posadeñ@ Nicolás Rodríguez Sosa. La instalación se podrá ver desde el 9 de abril en el auditorio del Centro Cultural La Estación.

La muestra “es el resultado de una investigación de dos años acerca de la mitología desde su potencia para construir otras experiencias perceptivas y materiales”. Así lo señala el artista radicadx en la Ciudad de Buenos Aires.

Sus obras ensayan e insisten en crear otras realidades utópicas y otras temporalidades a partir de diferentes lenguajes como dibujos, pinturas, objetos escultóricos y fotografías; como fragmentos caóticos e incompletos de un mismo mundo fantasioso y mitológico.

Ícaro zapecado

La exhibición gira en torno a una estructura de alas de seis metros que recrea las alas de un urutaú. Es una escultura colgante que se transforma en un espantapájaros. La leyenda de Ícaro, el mito del urutaú, el trabajo de l@s trabajador@s de la yerba mate, los superhéroes infantiles y mágicos. Son algunas de las narraciones que se entrelazan en la muestra que se apropia de narrativas existentes y las subvierte; creando un imaginario onírico y singular desde la mirada del artista.

Charla-taller

En el marco de esta intervención artística, el viernes de 16 a 18 se dictará el taller ¿Qué son las artes performáticas?

“En esta charla – taller pondremos en común posibles definiciones y aproximaciones al arte contemporáneo; abordaremos las artes performáticas como una caja de herramientas y como procedimiento de investigación; exploraremos los intereses propios de lxs participantes desde una mirada que abarca el trabajo desde lxs cuerpos; el espacio, el tiempo, el lenguaje y la tecnología”.

Está destinado a artistas visuales, escénicos y a cualquier persona interesada en el arte contemporáneo.

Texto del artista sobre la obra

Cuando tenía ocho años el pájaro fantasma se posó en el árbol que dividía mi casa, la de mi abuela y la de mi tía. Escondido entre las ramas, emitía un quejido desgarrador y un canto melancólico que iba desde lo más agudo a lo más grave. Según la leyenda, -me explicaron- se lamentaba por las muertes injustas y espantaba a los fantasmas. El urutaú se quedó en ese árbol por varios días. Yo lo escuchaba cantar de noche, al acostarme. Una sensación extraña había aparecido. Una pregunta no me dejaba dormir y me invadía el cuerpo: ¿Qué era una muerte injusta?

Esta obra investiga la performatividad de la mitología desde su potencia para construir otras experiencias perceptivas y materiales. A partir de la invención de otras realidades y la subversión y difracción de otras narrativas existentes, retornar (como objetivo imposible) a una fantasía infantil y onírica; un superhéroe mitológico con alas gigantes de yerba mate. Una mezcla entre un Ícaro litoraleño que no puede volar muy alto porque el sol puede quemar sus alas, pero tampoco demasiado bajo ya que el río puede mojarlas. Un ícaro protector de las muertes injustas, que sobrevuela los yerbales. Un Ícaro zapecado (en guaraní, “abrir los ojos”) que estalla y se expone a las llamas, como las hojas de yerba, para abrir los ojos.

Esta muestra se compone de una serie de imaginarios alrededor de este universo subjetivo: objetos, dibujos, pinturas, y fotografías en torno a una estructura de alas de seis metros de longitud. Un objeto escultórico que se construye como una figura de protección de la niñez y una performance espantapájaro (fantasma) que consiste en la acción de coser las alas con hojas de yerba y cera como un acto mágico afectivo para recrear esa fantasía infantil y eliminar las muertes injustas del glosario de mi cabeza.

Sobre el artista

Nico Rodríguez Sosa es Artista visual y arquitectx graduado de la U.N.C. Vive en Buenos Aires. Cursó la Maestría en Artes performáticas de la U.N.A. (2017) y actualmente se encuentra realizando su Tesis de grado sobre estrategias queer en obras apropiacionistas argentinas. Sus prácticas se desarrollan desde las artes performáticas expandiéndose hacia los objetos, la pintura, el dibujo y el medio audiovisual.

Investigación

En su obra investiga la performatividad desde su potencia para construir otras experiencias perceptivas y materiales posibles. A partir de la subversión y difracción de narrativas existentes y la invención de otras realidades, ensaya otras afectaciones, otros procedimientos y otras relaciones entre los seres y las cosas. El objetivo de su investigación consiste en distorsionar las subjetividades y subvertir los dispositivos de obediencia a partir de la desactivación del tiempo y el espacio heterolineal acostumbrado.

Concibe sus obras como una experiencia compartida con lxs espectadores y a estxs como participantes de una acontecimiento inenarrable e inacabado. En sus obras bosqueja universos fantasiosos, queers y utópicos a partir de la profanación y desviación de narrativas ficcionales, mitológicas, históricas y biográficas. 

Su investigación se encuentra trazada por su infancia en la provincia de Misiones -y su cultura híbrida de triple frontera- la mitología guaraní (donde la naturaleza y la cultura se piensan como una sola cosa y existe otra relación entre los seres vivos), la precariedad tecnológica de los años 90 en el Norte del país y la cultura popular y fronteriza como experiencias configuradoras de realidades.

Las selecciones

Fue seleccionadx para ser parte de la Residencia Laboratorio Federal Sívori y fue seleccionadx para el Festival internacional de performance FORMA Y SUSTANCIA (Guatemala) con su obra “Nada de esto es un desastre”.

En el 2020 fue seleccionadx para ser parte de la residencia internacional Konvent (ESP) con la obra CUARTOSCURO (2021). En el 2019 formó parte de la exhibición colectiva Premio Estímulo a la Performance (Colección Brun Cattaneo) con ZOMBIZUMBA (2019).

Ese mismo año, ganó la Beca de Creación en Artes Visuales del FNA por su muestra individual “TODA MITOLOGÍA ESCONDE UNA REALIDAD”. Ha realizado proyectos y participado de festivales en Argentina, México, España, Guatemala, Alemania y Estados Unidos trabajando junto a otrxs artistas en colaboración. Es creador del CLUB DE PERFORMERS UNIDES. Plataforma de (in)formación, encuentro y exhibición de artes performáticas que realiza mensualmente MOSTANESA, experiencias performáticas colectivas.

Compartí esta nota: