03/05/2021 | Categorías: Destacadas, Provinciales

POSADAS DEFIENDE EL MONTECITO

El único espacio de monte nativo que queda en la ciudad con acceso al río es hoy territorio en disputa. Propiedad de la Entidad Binacional Yacyretá, en uso comunitario desde siempre por parte del vecindario, el club Pirá Pytá lo ocupó de hecho. Procedió al desmonte con una quema que enardeció a lxs vecinxs y pretendió comenzar a construir. Ante las denuncias se vieron obligados a parar, pero la disputa continúa.

Los vecinos y vecinas de la zona lo denominaron “El Montecito de Villa Cabello”. Es un espacio ribereño de una extensión aproximada de 400 metros. Está ubicado entre las avenidas Piró y Kolping .

Desde hace muchos años lo usan lxs vecinxs de Villa Cabello como espacio de recreación. Además, son quienes se han encargado de mantener limpio y preservando su estado natural. Es así que lograron que se pueda disfrutar del agua y una hermosa sombra.

El predio se encuentra dentro del lote 07 y pertenece a la EBY. Con las modificaciones que ha sufrido el río desde el llenado del embalse de la represa Ycyretá; y ante la falta de obras de defensa costera, una parte quedó cubierta por el agua.

Linda con una propiedad del club Pyrá Pitá, cuyos directivos pretenden desarrollar un espacio para sus socios, modificando parte del Montecito. Para eso destruyeron y quemaron vegetación muy importante para la preservación del ecosistema existente.

Este hecho fue denunciado en la justicia y en el ministerio de Ecología por parte de varios vecinos de la zona. Con eso lograron frenar por ahora la quema y destrucción.

La defensa

“Los vecinos y vecinas nos hemos conformado como asamblea de autoconvocados en defensa del Montecito de Villa Cabello. Venimos accionando desde allí, con asesoramiento de profesionales amigos comprometidos con la causa como ingenieros, biólogos y abogados,” cuenta Eduardo Luján a La Otra Campana.

“Hemos realizado dos importantes marchas en el barrio con una amplia participación. Y una marcha en el centro de la ciudad. Se sumaron otras organizaciones tales como la Mesa No a las Represas, Jóvenes por el Clima, XR, CCC, UAC (Unión de Asambleas de Comunidades) entre otras. Elevamos pedidos de audiencias al Intendente de Posadas, al Gobernador de la Provincia, y al directorio de la EBY; sin haber sido recibidos aún por ninguno de los organismos mencionados”, agregó.

“Se llevaron a cabo reuniones en la Defensoría del Pueblo, con dirigentes del club y abogados de la Eby, sin llegar a mayores acuerdos. Sólo el compromiso de parte de la EBY de colocar mojones demarcando el lote 07 que se efectuó. Pero constantemente el club no lo respeta, a tal punto que los vecinos han estado presentes en el lugar durante días tratando de evitar el ingreso de maquinarias al lote. Esta situación se denunció en el juzgado Nº 4 y en la Municipalidad, que clausuró la obra hasta tanto el club cumpla con algunos pedidos”.

El acompañamiento

Desde diversos espacios se sumaron a la lucha por la conservación del Montecito. Eduardo Luján cuenta que “participamos de jornadas desarrolladas en el marco del día mundial por el agua, como disertantes. Desarrollamos un importante conversatorio con participación de catedráticos que ofrecieron su mirada sobre los impactos sociales a los que lleva la privatización de estos espacios. Y la necesidad de preservarlos como imprescindibles para mitigar en parte los efectos del cambio climático; también para la calidad del agua y la biodiversidad. Participaron la antropóloga Ana María Gorosito, la profesora Manuela Rodríguez, el ingeniero Enrique Gandola y el doctor Miguel Barreto, entre otros”.

El sábado 1 de mayo se realizó un festival en el mirador de la Avenida Kolping y el río, con una importante presencia de artistas populares y una gran concurrencia de vecinxs.

Manifestaron una férrea voluntad de continuar las acciones necesarias para preservar el Montecito en su estado natural y de libre acceso al río. Y comenzar a luchar para recuperar otros espacios que han sido ilegalmente ocupados ya que no cumplen con normativas tales como la Ley de Sirga.

Compartí esta nota: