DestacadasProvinciales

CON MILITANCIA CONSTRUYERON UN SUM

En Hipólito Yrigoyen el Movimiento Evita construyó un salón de usos múltiples. El local se concretó con esfuerzo militante y se usará para ferias, merendero y apoyo escolar.

El local se construyó en el barrio El Progreso. Está destinado a las actividades comunitarias que militantes, trabajadorxs de la economía popular desarrollan en el territorio.

La obra se inició en julio del 2023. Cuando faltaban algunos detalles para terminarla, la violenta tormenta que azotó a la provincia a mediados de abril, literalmente derrumbó ese sueño. La fuerza del viento desprendió el techo por completo, y hubo pérdidas materiales que lamentaron profundamente todxs lxs del Evita.

Pero dirigentes y militantes se repusieron para reconstruir el local. Esta vez decidieron hacerlo en una sola planta, ya que la parte más dañada fue la del primer piso.

«Para nosotras era imposible volver a levantarlo como estaba, porque implica un gran presupuesto. Y con la difícil situación económica que vivimos a causa de las políticas de este gobierno, nos resulta muy costoso mantener la construcción originaria». Lo señaló una de las referentes sociales del Evita, Silvia Zabal.

Entre los militantes se organizaron. En más de 15 días de trabajo contínuo, y a pesar de las inclemencias del tiempo, pudieron reconstruir el local, con cocina y baño incluidos. Ya está en condiciones para desarrollar las distintas actividades del movimiento popular, como ferias de exposición y venta de productos de los unidades productivas. También reuniones políticas para evaluar el trabajo territorial que desarrollan, y analizar y debatir los temas de la actualidad que preocupan a la comunidad.  

«Fue muy difícil, pero lo logramos. A través del trabajo colectivo, siempre con el propósito de seguir trabajando en el marco de la economía popular donde no tenemos que depender de un patrón», destacó Silvia.

Lo pudieron hacer con el aporte mensual de «cada compañero y compañera que conforman un fondo común». Se utiliza para resolver situaciones como la que ocurrió. Además recibieron lotes de chapas de zinc del Evita Misiones, de manos del secretario general Martín Sereno, a través de una ayuda de microcréditos. Esto les permitió seguir avanzando y llegar a la meta de contar con su propio local lo más pronto posible.      

Obra realizada mayoritariamente por mujeres

El trabajo estuvo al principio bajo la dirección del maestro mayor de obras, José Aguirre. Trabajó con Florencia Cardozo, Dalila y Vanina Cabrera, María Tavares, María Da Silva, Canela Barboza, Nancy y Lorena Kierolenko, Adrián Dinter, Daniel Chuquel, Griselda López, Lidia e Isabel Núñez. Pudieron hacer también las terminaciones de electricidad, colocación de aberturas, y la instalación de agua. En la segunda etapa los coordinó Silvia Zabal, con la ayuda de Lidia Tavares que se ocupó de cuidar a lox niñxs, mientras lxs adultxs trabajaban en la reconstrucción del local.


Algunxs militantes, como Daniel Chuquel y Lorena Kierolenko, firmaron un comodato con la organización popular para el uso del terreno.
En el local, el Evita brindará una merienda, una vez por semana para todxs lxs chixos del barrio El Progreso. Como en toda la provincia, están teniendo muchas necesidades de alimentos.

Además, van a exponer diariamente los productos de la economía popular. Lxs vecinxs podrán comprar a precios accesibles, además de verduras y frutas frescas y sanas, panificados; carne de pollo, conservas, y textiles, entre otras cosas.

Silvia expresó que están contentas de contar con un local, como antes de la tormenta que azotó en abril en la provincia. En Hipólito Yrigoyen, Tierra, Techo y Trabajo cuenta con una concejala. Se trata de Lucía  Schumacher, militante que asumió en las últimas elecciones, y que trabaja continuamente en favor de la comunidad.

Martín Sereno manifestó su alegría por la apertura de este local popular. Detalló que es parte de un proyecto que busca crear mercados de cercanía en todos los pueblos. Para que productorxs locales puedan vender el fruto de su trabajo y que vaya directamente de quienes producen a los consumidores.

«Es un modo de propiciar las ventas a precios populares, sumado a que se establecen lazos comunitarios como ya sucede en barrios de otros municipios, entre ellos Posadas, Apóstoles y Jardín América, por ejemplo. Construimos comunidad a través de los salones multiusos, y que está abierto a los sectores productivos», destacó el dirigente de la Utep.

FUENTE: PRENSA TTT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *