06/03/2019 | Categorías: Destacadas

PESAR POR LA MUERTE DE RAÚL SOLMOIRAGO

El dirigente radical falleció el miércoles a los 66 años en el sanatorio donde estaba internado por una larga enfermedad. Delegado en Misiones de la Produración Penitenciaria Federal, tuvo una larga trayectoria en la Unión Cívica Radical. Fue diputado provincial, diputado nacional, y cumplió diversas funciones dentro del partido.

“El bloque de Diputados de la Unión Cívica Radical, comunica con hondo pesar el fallecimiento de nuestro correligionario y gran dirigente  que consagro su vida a la causa de la Unión Cívica Radical. Lo hizo sin descanso, con integridad y sólidas convicciones. Su trayectoria partidaria desde los primeros pasos en la Juventud Radical como en otros roles de indudable relevancia se vio siempre enaltecida con una inconmovible lealtad a sus ideas en estricta consonancia con la doctrina y programas de su querido partido. En tal sentido sobresale su actuación al frente del Comité Normalizador en las aciagas épocas de las traiciones y miserias del más deleznable comercio político. Su firme y leal actitud de defensa incondicional del partido inspiro la continuidad de la lucha, esta vez nutrida por el entusiasmo que irradia el liderazgo que se forja en la autenticidad y el rigor ético. Fue diputado provincial y representó a los misioneros en el Congreso de la Nación. Su labor fue destacada por propios y extraños. Cabe mencionar, entre otros proyectos de su autoría como legislador provincial, la adhesión a la ley de financiamiento educativo. A nivel nacional fue autor de la ley de creación del Instituto Nacional de la Yerba Mate.

Los nuestros son tiempos de incertidumbre y notorio descrédito institucional. El legado de Raú Solmoirago, de nítida impronta republicana y pasión por la democracia en su más excelsa dimensión reparadora, debe inspirar a las jóvenes generaciones para encontrar los derroteros que conduzcan a destinos de mayor libertad y equidad.” Ese es el texto del comunicado de los diputados misioneros ante la muerte de Raúl Solmoirago.

Compartí esta nota: