27/01/2020 | Categorías: Destacadas, Nacionales, Política, Provinciales

SIGUE EL RECLAMO DE OBREROS DEL AEROPUERTO IGUAZÚ

Ante el nuevo incumplimiento por parte de la patronal del pago del 50 % de lo adeudado que se había comprometido por acta para el viernes pasado, los obreros deciden el modo en que continuará la protesta.

Según anticipó el propietario de la empresa que transportó a los obreros al aeropuerto durante el tiempo que duró la obra, “lo más probable es que atraviese los colectivos para cortar el acceso”. Es que Transporte PAO de Antonio Pinto tiene facturas impagas desde agosto de 2018. “Nunca me pagaron ni un peso, me tuve que aguantar todo el combustible. Toda la facturación suma casi 670 mil pesos”, contó indignado Pinto a La Otra Campana. “Supuestamente en mayo del año pasado me iban a pagar toda la deuda, pero nunca pagaron nada.”

Esta mañana los trabajadores de las obras de remodelación del Aeropuerto Internacional de Puerto Iguazú se presentaron a la delegación del Ministerio de Trabajo. Ante el nuevo incumplimiento por parte de la UTE Riva – Ratti, discuten el plan de lucha a seguir. En diálogo con La Otra Campana, el delegado de la obra Pedro López contó: “A partir de octubre comenzaron a despedir gente y no le están pagando las liquidaciones, y tampoco entregan los papeles, ni telegramas, ni libreta, nada.”

La obra fue licitada en 2017, y adjudicada a la Unión Transitoria de Empresas constituida al efecto por Riva S.A.I.I.F Y Ratti Construcciones S.A. por un monto de 700 millones.

Fue difundida como una de las obras de infraestructura más importantes de la región. En una visita de obra, el entonces ministro de Transporte de la Nación Guillermo Dietrich, expresó que “pasamos de un aeropuerto de ocho mil metros cuadrados a veinte mil metros cuadrados, para darle más confort a los pasajeros y para que cuando lleguen a Iguazú vean la imagen de Misiones, de Argentina. Si seguimos en este camino vamos a crecer el doble y tendremos más vuelos al mundo”, declaró.

Sin embargo, los retrasos en los pagos a los obreros tuvieron lugar desde los inicios de la obra. El entonces presidente Mauricio Macri estuvo en el vuelo inaugural Madrid – Iguazú, y volvió en octubre a recorrer las obras.

“Cuando vino el presidente Macri, la PSA como siempre hacía, dejaba apartados a los muchachos. Tomaron fotos pero no nos permitían acercarnos. Nos metían a todos en un lugar hasta que llegue el presidente, nos encerraban, ni podíamos trabajar cuando él estaba,” cuenta el delegado Pedro López.

Si bien hubo retrasos en los pagos desde el principio, aclara el delegado que la diferencia es que ahora directamente no tienen ninguna respuesta por parte de la patronal. “Hugo Sánchez de Recursos Humanos es el que siempre está. La explicación que dan es por el “cambio de gobierno. Hay mucha gente de Salta y Tucumán, les dieron vacaciones el 20 de diciembre. Para las fiestas les depositaron 1000 pesos a algunos y 1200 a los que son de afuera. Como amenazamos que íbamos a cortar la ruta pagaron una parte, más o menos la mitad de lo que nos adeudaban. Desde ahí venimos con la lucha, queremos cobrar también las horas extra, y nuevamente tienen la quincena atrasada con nosotros.”

Pedro López explica que siempre hubo retrasos en los pagos, pero había comunicación, entonces las protestas se limitaban a la obra, con huelga de brazos caídos. “Ahora no tenemos respuestas de la patronal, la cosa se va poniendo cada vez más fea, por eso buscamos otra forma de reclamar. Estuvimos el jueves y viernes en la ruta, pero llegó la orden de desalojo con la Gendarmería y la PSA y tuvimos que retirarnos, con la promesa de que iban a pagar el viernes a la mitad de los que fueron despedidos. Tampoco cumplieron con eso, está todo asentado en el Ministerio de Trabajo. Habíamos aceptado el 50% y ni eso cumplieron”.

Según consignan los obreros, la empresa Riva tiene el 70% y Ratti el 30%. La sede de la UTE está en Suipacha 1067, piso 10, CABA. La Otra Campana intentó comunicarse con algún representante para obtener alguna explicación pero no fue posible. “Llamá más tarde”.

“La obra del aeropuerto está completamente parada” explicó López. “Estamos esperando para decidir qué hacemos. Estoy esperando un abogado también porque no queremos que nadie salga perjudicado y no queremos que las fuerzas golpeen a ningún compañero. Estamos buscando la forma. Yo soy delegado de la obra, pero no vinieron a darnos una mano ni el delegado de Iguazú ni Héctor Vallejos. Ellos nunca se acercan. Estamos solos.”

Compartí esta nota: