03/03/2021 | Categorías: Destacadas, Provinciales

“EL PROGRESO DE LA TABLADA”

Así se llama el emprendimiento de la economía popular en el barrio La Tablada. Un grupo de mujeres produce panificados y así mejoran sus ingresos.

En el barrio La Tablada de Posadas un grupo de mujeres trabaja desde hace más de un mes en un emprendimiento de panificados. Lo hacen en el marco de la economía popular.

Las familias que integran el proyecto se reunieron con el diputado Martín Sereno. Se mostraron agradecidas por el apoyo a la tarea que emprendieron para paliar la crisis.

“Estas compañeras de La Tablada decidieron organizarse ante la falta de empleo. Generaron su propio trabajo con el que poco a poco van mejorando sus ingresos a través de la economía popular. Estuvimos con ellas para ver cómo aportar a su proyecto colectivo”, indicó Sereno. Se trata de nueve mujeres y un hombre que encararon la producción, arrancaron con poco y hoy están produciendo más de 30 kilos diarios.

“A esto nos referimos cuando hablamos de la economía popular. En una provincia con un 50% de trabajo no registrado, es la opción para miles de misioneros y misioneras”, destacó el legislador y dirigente de la UTEP.


Sustentar la economía familiar

Cecilia Sanabria es una de las mujeres que generó el emprendimiento al que denominaron “El progreso de La Tablada”. Tomaron la decisión, acordaron los horarios, las inversiones y el esfuerzo para salir adelante con un proyecto cooperativo que las contiene. Y que mejora el ingreso de las familias.

“Nos va muy bien y tenemos muchas expectativas porque la gente nos apoya, nos compra. Empezamos con algunos pedidos, y hoy estamos entregando 27 kilos de pan y más de 15 de prepizzas, y queremos seguir creciendo”, cuenta la joven.

La intención de este grupo fue sustentar su economía y están muy satisfechas por el apoyo que tienen.  “Al principio hubo dudas con empezar algo nuevo; pero vimos que con esfuerzo y dedicación podíamos salir adelante. A veces nos quedamos sin pan para tanta demanda, porque por ahora no podemos producir más. Hacemos todo a mano, amasamos, nos dividimos en grupos y salimos a vender. Todas nos encargamos de empaquetar y vender juntas; implica un gran esfuerzo y dedicación; pero le ponemos ganas”, se entusiasma Cecilia.

“Con sus compras la gente nos motiva”

Hasta el momento, uno de los hombres que integra el trabajo cooperativo de “El progreso de La Tablada” es Horacio Barrios. “Trabajamos en la panadería con el grupo de compañeras pensando en el presente y en el futuro y en beneficio de nuestras familias. Y también es una manera de ayudar al crecimiento económico de la comunidad, y nos viene bien a todos y a todas. Somos del barrio, nos conocemos, y por eso decidimos apostar a este trabajo colectivo. Gracias a Dios la gente nos compra y eso nos entusiasma; vendemos casi toda la producción y eso nos anima a seguir adelante y vamos por más”, sostuvo Horacio.
El objetivo del grupo es conseguir una amasadora, una refinadora y un horno más, y así poder crecer en la producción y ofrecer más productos.

Comenzaron con 20 kilos y superan los 35


Daiana Barrios es parte del proyecto que apuesta a la economía popular. Ante la falta de empleos formales y para generarse un ingreso dentro del Programa Potenciar Trabajo donde están incluidas algunas de estas mujeres, decidieron fortalecer una idea que tenían desde hacía tiempo.

Entre todas juntaron plata, compraron un horno y arrancaron con la panadería. “Empezamos por la terrible desocupación que hay en esta pandemia. Y así con varias compañeras organizamos el proyecto de la panadería; vendimos rifas y pusimos un poco de plata para los insumos, y hace más de un mes avanzamos en esto de trabajar juntas. Sabíamos cómo se hace el pan, y aprendimos el tema de las ventas.”La primera semana hicimos 20 kilos y hoy amasamos más de 35, todo a mano. Después queremos ampliar pero necesitamos maquinaria; estamos en eso y no vamos a aflojar”, enfatiza Daiana.

Por ahora producen en una casa particular; pero también sueñan con tener un local. Comienzan a la medianoche, y se van turnando por grupos. El último ingresa a las 5 de mañana, y desde temprano tienen todo preparado para entregar.

“Vendemos a familias particulares y a negocios, y ya tenemos clientes fijos. Estamos muy entusiasmadas porque hacemos un trabajo digno con el que resolvemos la economía de nuestras familias”, subrayó.


“Queremos crecer cada vez más”

Otra trabajadora de la economía popular que se sumó al proyecto colectivo es Raquel Acosta, y como las otras mujeres también colabora desde hace tres años en el merendero donde se alimentan las niñas y niños del barrio.


“Cuando planificamos tener una panadería, nos fijamos las prioridades y fuimos por un horno que es fundamental. Ahora apuntamos a tener todas las herramientas e insumos como una amasadora y una refinadora para mejorar la calidad y la variedad, y poder contar con una panadería completa”, dice Raquel.


A este grupo no le falta capacidad ni ganas. “Enseguida vendimos la primera producción y aumentamos la cantidad de kilos. Lo que proyectamos supera lo planeado; y nuestro sueño es llegar a tener una panadería con todos los productos que busca la gente: dulces, tortas, chipas y masas finas”, detalló.


Estas nueve mujeres y un hombre que trabajan en conjunto coinciden en que “esto individualmente no lo podríamos hacer. Por eso avanzamos en un trabajo colectivo que nos gusta, nos da orgullo y nos dignifica”, remarcó Raquel.

FUENTE: PRENSA PAYS

Compartí esta nota: