09/04/2019 | Categorías: Destacadas, Nacionales, Política

EL GOBIERNO NACIONAL INTENTA CALMAR LA TENSA SITUACIÓN SOCIAL

Incremento en el Salario Social Complementario, pago a las obras sociales sindicales, ampliación de Precios Cuidados y préstamos para beneficiarios de Ansés son algunas medidas del gobierno nacional para contener la crisis. De control de precios ni hablar.

Con el visto bueno del FMI, Desarrollo Social de la Nación dispondrá de 16.800 millones para intentar calmar la dramática situación por la que atraviesa un sector muy amplio de la sociedad argentina. Las obras sociales sindicales recibirán 13.100 millones en concepto de cancelación de deudas. El resto, 3.375 millones, serán destinados a un aumento extraordinario de los planes sociales y un refuerzo de fondos para los hogares de recuperación de adicciones que maneja la Iglesia Católica.

Este mes ya se produjo el primer incremento del Salario Social Complementario que alcanzó 6250 pesos. En junio será de 6500 y en julio llegará a 7500 pesos. Este incremento alcanza a unos 450 mil beneficiarios en todo el territorio nacional.

En las últimas horas se ajustan detalles de otras medidas que intentan poner paños fríos a la situación dramática de la gran mayoría de argentinos que ocupados o no, están lejos de alcanzar la canasta familiar que hoy supera los 27 mil pesos. Según informó el gobierno nacional, trabaja con cámaras empresarias y supermercadistas para ampliar a 60 los artículos del programa Precios Cuidados. Además brindarán créditos a beneficiarios de Ansés y descuentos para jubilados.

Pero en esa batería de medidas hubo un rechazo explícito y reiterado al control de precios, que en alimentos básicos rondan un incremento de entre el 80 y 90 %. “No queremos volver al pasado”, repiten el presidente Macri y varios de sus funcionarios. Tampoco se menciona siquiera la necesidad de control del cumplimiento de los acuerdos, porque hoy ni los productos que están en Precios Cuidados se consiguen en góndola, como el caso denunciado de leche La Armonía.

En números globales la decisión política parece responder a la toma de conciencia de que la situación es explosiva, pero en el bolsillo de las familias el incremento es irrisorio. Con los 250 pesos de incremento apenas se compra hoy un kilo de carne molida, y el Salario Social Complementario no llega al 25% de los ingresos necesarios para no ser pobre.

De modo que este esfuerzo, si no se complementa con otro tipo de medidas, puede resultar otro fracaso que podría terminar de minar las expectativas del macrismo de conservar el gobierno luego de las elecciones de octubre.

Compartí esta nota: