PARA LOS NIÑOS TODO

Barrio San Lorenzo: Trrabajadores de la Economía Popular producen juguetes para regalar en comedores y merenderos.


En el barrio San Lorenzo, de Posadas, funciona una Cooperativa de Trabajadores de la Economía Popular, en la sede de un Centro Comunitario -construido por ellos- donde trabajan más de 50 jóvenes que realizan distintas actividades comunitarias y productivas.
Organizados en la Juventud Peronista (JP) Evita -dentro del Movimiento Evita- y el Frente Popular Agrario y Social, estos trabajadores están comprometidos en sostener el comedor y el merendero popular a los que concurren más de 100 personas, entre adultos y chicos y chicas. 

“Nos reunimos con estos jóvenes que le ponen mucho entusiasmo a las producciones textiles, de carpintería, y artesanales con herramientas que gestionamos ante la Vicegobernación de la Provincia. Eso les permite generar sus ingresos trabajando organizadamente, distribuyendo funciones y horarios”, detalló el diputado Martín Sereno (FPAyS) y secretario general del Movimiento Evita.


También forman parte de las tareas, las clases de apoyo que brindan a chicos y chicas que asisten al comedor y al merendero, y gracias a ese compromiso militante educativo, lograron aprobar su ciclo escolar.

“Nuestra alegría mayor fue conocer la decisión de estos compañeros y compañeras de fabricar regalos para donar a la gurisada de diferentes merenderos populares. Es un gran gesto que celebramos”, ponderó Sereno.

Apoyo escolar que ayuda a quienes no tienen internet

Clara Morínigo vive en el barrio San Lorenzo desde muy chica, es parte del Centro Comunitario y milita en la JP Evita hace más de un año. También es catequista en la iglesia del barrio y es una de las que está a cargo de las clases de apoyo escolar, de los talleres de reciclado y cotillón donde trabajan con más de 20 mujeres que así pueden llevar un ingreso a sus hogares trabajando colectivamente.


“También participamos de la feria comunitaria  una vez a la semana, y hace más de un mes estamos preparando juguetes para llevar de regalo a niños y niñas de los barrios más vulnerables de Posadas, y también en algunos merenderos del interior. Hacemos muñecas, osos, vinchas, avioncitos y herramientas de madera, entre otras cosas, reciclando y fabricando”.Clara manifiesta su alegría por todo lo que lograron desde que comenzaron con los oficios de la economía popular.


“El trabajo que hacemos en unión con los vecinos es gigante. Hay vocación de servicio, y sensibilidad en nuestra coordinadora Gisela, que transmite a todas las chicas que se incorporan a la cooperativa, y quieren ser parte de esta organización. Los juguetes tienen como objetivo llevar un poco de alegría a las familias, y para nosotras como militantes es una caricia en el alma, sobre todo en estos tiempos de pandemia. Lo hacemos con mucho amor”, indicó la joven.

Una biblioteca popular en marcha
La coordinadora del Centro Comunitario del barrio San Lorenzo Gisela Troche, referente de la JP Evita, explicó que sostienen desde hace más de seis meses las meriendas y almuerzos para más de 100 personas.


“Después, a raíz de la necesidad de trabajo genuino, fueron surgiendo los talleres de oficios de carpintería, textil, sublimación y estampado, cotillón, reciclado, artesanías, panadería, pastelería. Y la posibilidad de ayudar a este barrio y a otros aledaños con clases de apoyo para los chicos, porque atravesamos una pandemia donde no todos tienen acceso a internet, o libros para realizar sus tareas”, cuenta la coordinadora.


En base a esa necesidad construyeron una biblioteca popular en el Centro Comunitario. Trabajan junto a jóvenes de entre 17 a 25 años, porque “es indiscutible la precarización laboral que se vive en la juventud, y por eso buscamos ayudarles. La base la construimos desde abajo con talleres de oficios donde nos sentimos incluidos y podemos llevar a nuestra familia un ingreso mínimo”, indicó Gisela.


“La juventud quiere trabajar y esta es la prueba evidente”


La joven destacó la producción de juguetes artesanales en todas las áreas de la Cooperativa, para entregar en las fiestas navideñas y de Reyes que en muchos hogares vendrán complicadas por la pandemia, la falta de trabajo en muchos hogares. 

“El sector de carpintería está haciendo juguetes de madera como espadas, juegos de herramientas, avioncitos, barquitos, camiones, y las compañeras fabrican osos, muñecas, juegos de gomitas, vinchas. La creatividad y las ganas de trabajar de todas y todos es indiscutible, y nos sentimos orgullosas de estar al frente de este emprendimiento de la economía popular”.


Gisella hizo hincapié en que ellos mismos construyeron la sede del centro comunitario que es la base de la cooperativa.”Lo que estamos haciendo es una prueba de que la juventud tiene ganas de trabajar, sólo necesitamos que nos generen las condiciones, el espacio. Acá nos distribuimos las tareas y no tenemos sábados ni domingos cuando se trata de producir y le ponemos  mucho compromiso”, remarcó.


Entusiasmo en la producción de muebles
Desde hace tres años Javier Herrera milita en la JP Evita, y ahora está a cargo de uno de los talleres con chicos de entre 17 y 25 años en la Cooperativa del Centro Comunitario del barrio San Lorenzo.
“Trabajamos con varios tipos de madera, con paneles, machimbre. Hacemos muebles como mesas de luz, sillones, sillas, entre otros. Antes éramos tres pibes con una amoladora y un martillo, y ahora somos 15 los que trabajamos, y desde hace dos meses, gracias a las gestiones que realizó nuestro compañero diputado Martín Sereno, ya disponemos de todas las herramientas que necesitábamos y podemos fabricar muchas cosas más”.”Además -agregó- tenemos un gran entusiasmo y ganas de seguir aprendiendo todos los días”, enfatizó Javier.

FUENTE: PRENSA PAYS